26.11.07

ANTARGEO

PAMPA SALITRERA

MOMIAS CULTURA CHINCHORRO

12.9.06

FIESTA DE CELEBRACIÓN PATRONO SAN PEDRO EN MEJILLONES

RUTA PATRIMONIAL SALITRERA HUMBERSTONE

11.9.06

TREN DEL DESIERTO

8.7.05

PAMPA UNIÓN

Si bien las primeras salitreras aparecieron en la provincia peruana de Tarapacá alrededor de 1810, recién en 1868 empezó la extracción sistemática del salitre en la entonces provincia boliviana de Cobija.

La gran industria salitrera, manejada desde Londres, iba a poblar en poco tiempo la desolada pampa.

Las oficinas salitreras estaban conectadas entre ellas por la línea ferroviaria de Antofagasta a Bolivia. Entre los kilómetros 118 y 180 de esta vía, al noreste de Antofagasta, se ubicaban unas 20 o 30 oficinas - su número variaba constantemente -, la mayoría de las cuales se concentraba en el sector llamado Pampa Blanca.

En el kilómetro144, en medio de la pampa salitrera, existía una pequeña estación de ferrocarril llamada Unión. Alrededor de esta estación, y en virtud de concesiones municipales hechas a particulares interesados en el rubro de los servicios a la abundante población de las salitreras, se constituyó a partir de 1911 el pueblo de Pampa Unión, levantándose poco a poco y de manera espontánea muchas construcciones de multifacético aspecto y con objetivos distintos.

7.7.05

TEATRO DE CHACABUCO

Interior del Teatro de Chacabuco. En la segunda y tercera planta se encontraba la Biblioteca.

29.6.05

AUGE Y OCASO DE CHACABUCO


Revisten gran interés las viviendas de los obreros, alineadas en forma ininterrumpida, construidas en general de adobe. La ciudadela está organizada según un trazado de damero, cruzado por amplias calles. El monumento incluye las enormes tortas de ripio donde se acumularon los desechos minerales. La obsolescencia tecnológica, y sobre todo la Gran Depresión, impidieron que desde el punto de vista de la rentabilidad la Oficina Chacabuco diera grandes frutos. La Oficina paralizó las faenas definitivamente en 1940.
En tiempos más recientes, la Oficina ha sido objeto de un voraz saqueo. Afortunadamente, sus estructuras básicas persisten y son un testimonio invaluable de la esforzada vida en la pampa salitrera. Lamentablemente, Chacabuco quedó expuesta al desmantelamiento sistemático de sus instalaciones. Esta grave situación despertó algunas iniciativas concretas, entre ellas el auspicio que otorgaron la Embajada de Alemania y el Goethe Institut de Santiago para realizar una primera etapa de conservación de la oficina, que incluyó la restauración del Teatro. En 1989 se amplió la declaratoria de estas salitreras, para proteger las tortas de ripio.
Actualmente existe una Corporación que está a cargo de la administración y utilización de las instalaciones que aún quedan. Se lleva a cabo cada año un festival conmemorativo.

CHACABUCO Y SU PRODUCCIÓN


La Oficina Chacabuco ocupa una extensión de 36 hectáreas, y comprende un sector netamente productivo y uno urbano. Fue equipada con maquinaria capaz de producir 15 mil toneladas métricas de nitrato al mes. En el sector industrial destaca la maestranza, la bodega, la casa de máquinas y la enorme estructura sostenida por un bosque de enormes pilares que albergaba los 54 grandes estanques de lixiviación del mineral.

Chacabuco destaca entre las oficinas con sistema Schanks por su completo equipamiento urbano. En efecto, el establecimiento es una ciudad en forma, dotada de todos los establecimientos necesarios para albergar a una población que bordeó las cinco mil personas: hospital, teatro, hotel, escuela, pulpería, mercado, gimnasio, piscina, canchas de fútbol, y la plaza arbolada equipada con un kiosco de retreta.

CHACABUCO


La Oficina Salitrera Chacabuco fue construida en la década de 1920 por la Lautaro Nitrate Company. Es el último establecimiento calichero implementado con el tradicional sistema Schanks, y el más grande de los de este tipo.

Mientras se construía Chacabuco, los hermanos Guggenheim experimentaban ya con el método de elaboración que lleva su nombre, sobre el cual se pusieron todas las esperanzas de la industria, en un momento en que la caída de los precios, la competencia del sintético y la disminución de los rendimientos la estaban afectando seriamente.

28.6.05

LOS ATRACTIVOS


La Estación de Ferrocarriles de Baquedano incluye la Estación, Casa de Máquina, Tornamesa y sector circundante, Maestranza, Casa de Fuerza, Galpón Nº9 y Galpón Nº12 y la Casa de Máquina en desuso, que fueron declaradas Monumento Nacional el 16 de diciembre de 1983, gracias a la gestión y preocupación del Alcalde de la época y actual Senador por la Segunda Región, Carlos Cantero Ojeda.


El horario de visita en verano es de lunes a domingo de 8 a 12.30 horas y de 14 a 19 horas. En invierno, de lunes a domingo de 9 a 12.30 y 14 a 18 horas. La entrada es liberada.

LA TORNAMESA

Baquedano cuenta con una antigua estación, un edificio con oficinas y boleterías hacia sus dos costados: por el lado norte atiende los embarques de cobre del Ferrocarril Antofagasta Bolivia y, por el sur, a la empresa de Ferrocarriles del Norte (Ferronor). En sus patios hay carros y coches ferroviarios, torres de agua para las locomotoras que tienen un estanque rectangular de planchas metálicas cuadradas y apernadas.

El museo al aire libre comprende la Maestranza que data de fines del siglo XIX, y la Casa de Máquinas, donde podemos encontrar cerca de 16 locomotoras. Aún se pueden observar herramientas, talleres, una tornamesa, algunos coches y seis viejas locomotoras norteamericanas y alemanas, donde destaca una a vapor, la Nº 3511 (M53 tipo W), aún en servicio que se guarda en la ex cochera.

27.6.05

MUSEO PARQUE HISTORICO FERROCARRIL BAQUEDANO

Baquedano es la capital de la comuna de Sierra Gorda. Se ubica a 70 kilómetros al noreste de Antofagasta en la Segunda Región, a mil 35 metros de altura sobre el nivel del mar. Este hermoso e histórico pueblo, tiene cerca de 600 habitantes.

Su fama proviene del cruce de los ferrocarriles de Antofagasta a Bolivia (FCAB) y el Ferrocarril Longitudinal Norte, más conocido como Longino. Este tren fue construido por el Estado chileno y unía a Diego de Almagro y alcanzaba, por el norte, hasta Pintados y más tarde en 1928, Iquique.